sígueme por e-mail

martes, 10 de diciembre de 2019

Intérpretes (75): Charles Castronovo - (USA,1975).

El tenor Charles Castronovo, de padre siciliano y madre ecuatoriana, nació el 19 de junio de 1975 en Queens, Nueva York, aunque se crió y formó en California.
Comenzó su carrera profesional, a finales de los noventa, en la Ópera de Los Ángeles y desde entonces ha podido mostrar sus habilidades como tenor en los Óperas más relevantes de todo el mundo (Metropolitan Opera, Covent Garden, Berlin State Opera, Salzburg Festival etc).
Ha interpretado los papeles más diversos, desde el Rodolfo de La Bohéme o Nadir de El Pescador de perlas al Duque de Rigoletto, pasando por Don Ottavio de Don Giovanni o el Edgardo de Lucía di Lammermoor.  
En el otoño de 2010 estrenó el papel Mario Ruoppolo en el estreno mundial de Il Postino, de Daniel Catán junto con el gran Plácido Domingo, en la Ópera de Los Ángeles.
Desde entonces su participación es muy demandada en los repertorios de las principales  Óperas del mundo.
Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

sábado, 7 de diciembre de 2019

Lugares (44): Chester. Gran Bretaña.

Chester (casi noventa mil habitantes), capital del Condado de Cheshire, es una pequeña ciudad del noroeste de Inglaterra que hace frontera con Gales. La ciudad, fundada a finales del siglo I por los romanos (Deva Victrix), es una de las ciudades amuralladas mejor conservadas de Inglaterra, ha conseguido conservar un muy interesante y atractivo Casco Antiguo, repleto de casas de estilo Tudor y cuenta, además, con una hermosa catedral medieval.
Es difícil que Chester, junto con Straford upon Avon que veremos en el siguiente post, no aparezca en un tour por Gran Bretaña ya que ambas poseen ese encanto isabelino que parece haber quedado en la memoria de todos como prototipo de de la Edad de Oro inglesa.

En Chester hay muchas cosas que ver, pero si -por el que motivo que fuese- no dispone de mucho tiempo, le aconsejo que callejee por la zona de las galerías comerciales conocida como The Row -que se remonta al siglo XIV (con lógicas y necesarias reformas)-, que visite con detenimiento la Catedral de origen normando (en la que suelen realizarse actividades culturales como exposiciones o conciertos) y que estire en lo posible su estancia para dar un paseo por los restos de las antiguas murallas.
La Catedral, tal y como refieren los folletos informativos que se pueden obtener en el interior de la misma, está ubicada sobre el lugar en donde anteriormente existía una iglesia sajona que estuvo dedicada a Santa Werburga. En 1092 se convirtió en una abadía benedictina, construyéndose entonces una nueva iglesia de estilo normando, de la que todavía se conservan algunas partes.
La iglesia fue reconstruida a partir del año 1250, aunque las obras no fueron precisamente rápidas, ya que se tardaría casi 250 años en terminarla y poder verla tal y como la vemos hoy.
El Baptisterio es del año 1140, aunque la Pila Bautismal data del siglo XIX; la nave, realizada entre 1360 y 1490, cuenta con mejoras recientes como los paneles de mosaicos que datan de 1883 o el ventanal occidental que fue creado en 1961. En 1997 se renovó el suelo y se limpió el techo.




El crucero septentrional, de 1100, es la parte más antigua del edificio actual ya que forma parte de la iglesia normanda. El claustro y el jardín, igualmente de origen normando, fueron reconstruidos en el siglo XVI. Hoy en día ambos albergan exposiciones, al igual que en el sótano del monasterio, que data de 1120







La Catedral cuenta con una Sociedad de Amigos creada con el fin de ayudar al Deán y al Cabildo al mantenimiento tanto religioso como cultural de la institución.
friends@chestercathedral.com
Por lo que pude ver durante nuestra visita, el voluntariado, muy amable y cortés, atiende a los visitantes y recaba fondos  -voluntarios, of course- para poder hacer frente al mantenimiento de la catedral ya que esta no recibe ninguna ayuda del Estado ni de la Iglesia.
Parece ser que el mero hecho de mantener las puertas abiertas de la Catedral al publico genera unos gastos de seis libras por minuto.





En el folleto explicativo, aparte de interesantes datos, se nos muestra una bella oración:
"Señor, perdónanos lo que hemos sido,
corrige lo que somos
y conviértenos en lo que debemos ser, por el amor a tu Nombre.
Amén"
Direcciones de interés:








-Texto y fotos: Javier Nebot