sígueme por e-mail

domingo, 7 de septiembre de 2014

Opinión personal (17): Construyendo la realidad: las "gafas" con las que miramos.

Desempolvo unos apuntes que ya creía olvidados tomados en un seminario que hice hace tiempo sobre psicología. Al releerlos encuentro observaciones interesantes.
Expongo aquí -de manera resumida- algunas notas sobre como "construimos la realidad".
Son pinceladas ("muletillas" que decía en mi anterior post, aunque la expresión muletilla no sea acertada), pero con ellas podemos reflexionar sobre el "cuadro" final.

"Cuando alguien escribe o cuenta o describe siempre está hablando de sí mismo (proyectamos).
-Cuando pensamos lo hacemos fundamentalmente de tres formas diferentes:
-1)Esquematizando (Asimilación/ Acomodación)
-2) Utilizando el pensamiento automático (de este tipo de pensamiento es del que pretendía "huir" en mi anterior post).
-3Nos apropiamos de errores de razonamiento, tamizando la visión de la realidad.

En este sentido una película como Melinda y Melinda de W. Allen es sumamente recomendable para ver ya que parte de la hipótesis de cómo una historia puede vivirse y contarse desde dos perspectivas completamente opuestas, según el esquema de razonamiento que elijamos o que predomine en nuestra cosmovisión


Parece evidente que, con pequeños matices, la vida puede ser una comedia o una tragedia.
No se trata de despreciar  las emociones negativas (error de muchos bodrios de auto-ayuda): éstas son útiles y necesarias porque nos indican que algo que está pasando no nos gusta o nos puede perjudicar, obligándonos a reflexionar al respecto.
Se trata, más bien, de ser reflexivos con nuestros moldes de comportamiento.
Es evidente que, desde el momento en que percibimos, todo lo que sucede a nuestro alrededor nos impacta de una manera u otra. A partir de los tamices propios (que algunos gustan de llamar "gafas") construimos una realidad que es claramente subjetiva.

"Vemos la realidad con unas gafas que son en parte genéticas y en parte aprendidas (socio-culturales) pero que, además, contienen una parte de azar nada desdeñable.
Hasta que empieza el pensamiento crítico pasan trece o catorce años en los que absorbemos todo sin ese espíritu cuestionador que, posteriormente, y a medida de maduramos, se desarrollará de forma inevitable".
El problema -uno de los problemas- es que ese recomendable espíritu crítico no siempre se desarrolla bien, cuando no cae de ello en los que los especialistas denominan "distorsiones cognitivas".

Reseño aquí las más significativas en la certeza de que reconoceremos muchas como propias (también -supongo- como ajenas pero dejemos que cada uno descubra su propia "viga" en el ojo).

1) GENERALIZACIÓN EXCESIVA: Se llega a conclusiones globales a partir de un solo incidente en concreto. Abundan en el vocabulario las expresiones "nunca", "todo", "siempre", "nadie".
Se habla, por tanto, en términos absolutos.

2) ATENCIÓN SELECTIVA:  El pensamiento está excesivamente focalizado, dándose lo que comúnmente se denomina "visión de túnel".
La persona se aferra a unos detalles en concreto de la realidad a los que atribuye de forma obsesiva el origen de todos los problemas.

3) PENSAMIENTO DICOTÓMICO:  Se ve la realidad como si la dividiésemos e en dos mitades opuestas. La persona ve el mundo en blanco y negro.
Elimina todos los matices, no hay posibilidad de "grises", polarizando tendenciosamente los hechos.

4) LECTURA DE PENSAMIENTO: Trasladamos a los demás nuestra particular lógica y nuestra forma de ver las cosas como si nuestro punto de vista fuese el único posible.
Se parte de la lógica de que todas las personas piensan y actúan exactamente como uno mismo y no es posible que alguien piense con "otra" lógica.
Se muestran incapaces de entender otras posibilidades de enfoque.

5) PERSONALIZACIÓN: Esta distorsión cognitiva describe la tendencia a relacionar cualquier cosa del ambiente con uno mismo.
Implica compararse constantemente con los demás y se interpreta cada experiencia, cada conversación, cada mirada, como una señal para analizarse y valorarse a sí mismo.
Todo gira alrededor de uno.

6) LA FALACIA DEL CONTROL: Se da cuando la persona se ve a sí misma como impotente, externamente controlado, indefenso......
O, también, todo lo contrario: cuando se siente omnipotente y responsable de todo lo que ocurre a su alrededor.

7) LA FALACIA DE LA JUSTICIA: Se basa en la creencia de que el mundo es intrínsecamente injusto y la justicia es una evaluación subjetiva de lo que uno espera o desea de otra persona.

8) RAZONAMIENTO EMOCIONAL: Este error consiste en convertir lo que una persona siente en el único factor verdadero o a tener en cuenta.
Si se siente culpable es que algo malo ha hecho y "es culpable". Se usa la emoción como base para afirmar que lo que ellos piensan es inexcusablemente cierto y que no puede ser de otra forma.
Se otorga a la emocionalidad una certeza absoluta sin cuestionarla y olvidando que "si el corazón tiene sus razones", la mente también tiene las suyas. 
El problema es que las emociones, por sí mismas, no tienen ninguna validez: son meros productos del pensamiento y necesitan tanta depuración como este.

9) LA FALACIA DEL CAMBIO: Esta distorsión lleva al sujeto a creer que una persona cambiará para adaptarse a nosotros, si es presionada lo suficiente.
La atención y la energía se dirigen hacia los demás porque la esperanza de felicidad se encuentra en conseguir que los demás satisfagan nuestras necesidades.
La estrategia es culpar, exigir, negociar con los otros.
El resultado normal es que el otro se cohíba o se sienta atacado y no cambie (se enroque), complicando todavía más la relación.

10) ETIQUETACIÓN: Se opta por aplicar etiquetas estereotipadas a clases enteras de personas, cosas o conductas. También a uno mismo, lo que, evidentemente, actúa como una losa en las posibilidades de actuación del individuo.

11 -y última-) "DEBERIAS": Consiste en considerar los propios gustos o preferencias, expectativas, como reglas universales que todos  a nuestro alrededor deberían seguir inexorablemente.
Cuando alguien empieza con el "tu deberías" -aunque pueda estar cargado de buenas intenciones- es seguro que va a transmitir "su" visión y "su" deseo, más que a ponerse en el lugar del otro.

Con esta "colección" de sesgos, de colores de gafas, vemos la realidad -que creemos objetiva e inalterable- la mayoría de nosotros.
¿Que gafas predominan en uno?

Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

Texto: Javier Nebot

2 comentarios:

  1. Sí, la realidad se construye subjetivamente y generalmente bajo una errónea percepción, pues, cuando nos educaron a ver lo que pasa con toda esa red de pensamientos y experiencias que a lo largo de tu vida tienes?
    Errónea percepción, errónea deducción.
    La filosofía del yoga dice que las fluctuaciones mentales son de cinco tipos (a grandes rasgos): las derivadas de la ignorancia, del apego, del rechazo, del egoísmo y del temor a la muerte. Ellas te dan la experiencia del sufrimiento. Por otro lado, el conocimiento (desde uno intuitivo, producto de la meditación hasta uno científico, producto de la experiencia objetiva) y el desapego te conducen a un sentimiento de calma y alegría.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me parece una análisis certero. La psicología oriental, ya sea a través de sus religiones o de procesos meditativos, tiene mucho que aportar a la psicología occidental. Hay mucho interesante e importante a la hora de repensar la psicología de la autorrealización. Probablemente, aunque como ciencia en psicologia se opta por criterios de validez universal, la plasmación efectiva de determinados matices culturales y el aprovechamiento de sabidurías ancestrales parece un camino inteligente a seguir.

    ResponderEliminar