sígueme por e-mail

miércoles, 14 de octubre de 2015

Fotografías personales JNC (22): India del Sur.

Hace ya casi diez años desde que estuve en la India por última vez. He revisado las fotos que hice en aquel viaje y he encontrado algunas que me han parecido suficientemente interesantes como para compartirlas aquí. Confío en que os gusten.
Como saben todos los que han  visitado la India, una de las cosas que más engancha al viajero que recala por allí es la sonrisa y la alegría de los críos.
Ganesh, dios de la buena fortuna, tiene muchos seguidores.
Al igual que en las procesiones de los católicos, sus seguidores hacen lo propio en su honor.

Con cara de galán cinematográfico, este chaval vendía a los turistas todo tipo de recuerdos (y de chuminadas para accidentales ansiosos de exotismos)

Andamios de bambú: resistentes y asombrosos (sobre todo por lo inestables y frágiles que parecían )

Abundantes tallas de piedra, algunas de gran tamaño.






Sinuosas formas que buscan transmitir la sensación de movimiento y vitalidad.
Esculturas cinceladas al más mínimo detalle.

Hampi: ciudad digna de ser visitada (aunque preferentemente en grupo porque se detectaba cierta inseguridad ante algunos grupos de "persigue-turistas")

Goa: Basílica del Buen Jesús o Iglesia de San Francisco Javier



India del Sur es mucho más verde que la parte norte del país.




Kerala requiere dar paseos en barca por los múltiples canales que descubren sus entresijos.






India y color es un binomio inseparable.
Texto y fotos:  Javier Nebot

1 comentario:

  1. Qué recuerdos
    La verdad es que es bien cierto que de India o te enamoras o te tira para atrás; en mi caso fue lo primero, aunque debo decir que me gustó más el norte que el sur, no porque tuviera más sitios interesantes que descubrir, sino porque el norte es como volver a la edad media, a la época de los rajás, es..... más exótico y tal vez más un cliché de lo que imaginas que es India
    Sus sonrisas ... Ay ! sus sonrisas, preciosas y espontáneas y como podéis ver, nada que ver con las nuestras, y mira que tenemos de qué alegrarnos

    ResponderEliminar