sígueme por e-mail

viernes, 11 de agosto de 2017

La obra provocadora (40): Luis Royo (Olalla, Teruel, 1954)

Quizás sea un error de clasificación mostrar a un artista como Luis Royo en este apartado de "La obra provocadora": su obra no debería admitir una clasificación corta (aunque sea fácil encasillarlo en la ilustración erótica) pero si finalmente he optado por incluirlo aquí es,  precisamente, por la abundancia de esas voluptuosidades de las que hace gala en sus creaciones y por la inequívoca sensualidad de muchas de sus ilustraciones. 
Motivos más que suficientes -supongo- para que algunos se sientan provocados aunque  -reconozcámoslo- es una provocación bastante light en unos tiempos en los que, entre abanderados de la ordinariez y los vendedores de humo escandaloso que tanto abundan, pocas cosas provocan realmente ya salvo -claro- para aquellos predispuestos ideológicamente y que son dados a rasgarse las vestiduras en plan amante desnortado cada vez que se traspasa los límites de lo políticamente correcto (y eso que sus incitaciones  al no/pensamiento -esas sí-  son muy obscenas para los demás).
¿ Que las imágenes  de Royo son sexistas? ¿Que dan una determinada imagen de la mujer como ser erótico? Es posible aunque, con todo, sus guiños al erotismo estándar están a años luz de esa basura variopinta que veo muchas veces en según que programas de televisión y sobre la que casi nadie dice lo más mínimo (más bien se alienta en honor al regodeo del público poco exigente).
La calidad -imaginación y técnica- a Dios gracias todavía marca un plus de diferencia en estos tiempos melifluos del todo vale y Royo creo que la demuestra con su talento en sus imágenes.
Su historia profesional marcó hitos en revistas como 1984, Comix Internacional, Rambla o El víbora. 
En la actualidad está considerado uno de los maestros del género.





























Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario