sígueme por e-mail

martes, 28 de noviembre de 2017

Momentos de cine (92): Queen Margot (La reina Margot). 1994.


Una película potente, en la que  su director consiguió llevar a la pantalla una excelente plasmación del convulso ambiente de las guerras de religión que ensangrentaron Europa durante décadas (¡una triste historia la de la política maridada con la religión!).
Nacionalidad: Francia-Alemania-Italia.
Director: Patrice Chéreau
Guión: Danièle Thompson y Patrice Chéreau.
Fotografía: Philleppe Rousselot.
Música: Goran Bregovic.
Intérpretes: Isabelle Adjani, Daniel Auteuil, Jean-Hughes Anglade, Vincent Pérez, Virna Lisi, Dominique Blanc, Miguel Bosé y Jean-Claude Brialy.
Duración: 147´

Patrice Chéreau, un realizador con una amplísima y brillante experiencia teatral, plasmó  en La Reina Margot -inspirándose en la novela del prolífico Alejandro Dumas- un dramático análisis de los componentes emocionales y políticos que contribuyeron a fraguar uno de los momentos más trágicos de la historia de los franceses: la celebérrima noche de la matanza de San Bartolomé (entre el 23 y 24 de agosto de 1572)
En un arrebato que, si tenemos en cuenta las leyendas negras, sería más propio de los españoles (tan dados al cainismo) que de los franceses, se produjo en esa noche una sangrienta purga que dejó a Francia prácticamente limpia de hugonotes (los protestantes franceses que se agrupaban alrededor del rey Enrique de Navarra y que se casó pocos días antes del suceso con Margarita de Valois, más conocida como la Reina Margot).
Por lo que cuentan las crónicas los católicos se tomaron muy a pecho el asunto y fueron generosos,  incluso pródigos, a la hora de pasar a cuchillo a todo aquel que fuese protestante o tuviera pinta de serlo. Incitando a la limpieza y confabulando para que ésta fuese todo un éxito parece que Catalina de Médicis tuvo un papel más que destacado, además la dama contó con la colaboración entregada de su hermano el Duque de Anjou.

Chéreau, apoyándose en un gran guión, desarrolló a la perfección en este film los pormenores de ese momento histórico. Nos muestra en él, a través de una impresionante puesta en escena y con una recreación ambiental excelente, los horrores y las complejidades de la época.
Todo contribuye para empaparnos de la tensión emocional y dramática del momento; la fotografía, los colores, los ritmos, las reflexiones. Por descontado, la maravillosa música de Goran Bregovic.

Pocas cosas se podría decir que sobran -si es que lo hace alguna- en esta película; nada es superfluo, todos los detalles contribuyen  a mostrarnos como el ansia de poder y la mezquindad humana pueden crear verdaderos horrores y arroparlos con las mejores ideologías. Una lección -tristemente repetida en la historia- que solemos olvidar con mucha facilidad y que films como este hacen bien en recordarnos.
Hay en la historia de la reina Margot una trágica belleza a la vez que alberga en ella una metáfora de la extraordinaria capacidad destructiva del ser humano cuando se enfrenta con una mentalidad fundamentalista a lo que considera diferente o peligroso.
Con todo la película no deja ser un imponente espectáculo, en el que belleza y rigor se mezclan en las dosis adecuadas (y difíciles) que exige siempre el buen cine.










Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario