sígueme por e-mail

jueves, 12 de julio de 2018

Intèrpretes (68): Hamlet "To be or not to be" - Richard Burton (1964)



Richard Walter Jenkins (Gales 10/11/25-Suiza 5/8/84), más conocido por su nombre profesional, Richard Burton, fue un gran actor de teatro y cine británico.
Empezó a trabajar como actor de teatro en la década de los cuarenta aunque la Segunda Guerra mundial interrumpió sus pinitos actorales al ser reclutado en 1944, con tan solo diecinueve años.
En 1947 realizó su primera película (The las days of Dolwyn) junto con la actriz Sybil Williams que poco después se convertiría en su primera esposa.
Su presencia y su buen hacer no pasaron desapercibidos para Hollywood que no tardó mucho en reclamar su presencia. En 1952 participó en My cousin Rachel junto con Oliva de Havilland. Su trabajo en este film fue reconocido con una nominación al Óscar al mejor actor de reparto.
Al año siguiente rodó la super-producción La túnica sagrada junto con la bella Jean Simmons. Esta película tuvo un gran éxito de taquilla y le granjeó admiradoras y admiradores a ambos lados del Atlántico. Le supuso  también, una nueva nominación al Óscar.
Insistiendo en papeles de corte histórico, encarnó poco después a un olvidable Alejandro Magno (dirigido por Robert Rossen pero lastrado, a tiempos pasados, claro, por la penosa estética historicista del momento).

https://www.youtube.com/watch?v=Ud3y_ujAzcw&t=69s
En la carrera de Burton, como en la de todos los actores inmersos en el star system, hay films para todos los gustos, algunos memorables otros.......olvidables.
Genial en La noche de la iguana (con una arrolladora Ava Gardner),  en Ana de los mil dias (con una todavía brillante Geneviéve Bujold, actriz que, años después, no superaría las pruebas para convertirse en la primera mujer comandante de la saga Star trek), en Becket, de Peter Glenville (co-protagonizando con un excelente Peter O`toole), y, por descontado, encarnando como Marco Antonio la tórrida pasión por la reina egipcia por excelencia, Cleopatra,  revivida con la cara y el cuerpo de la espectacular Liz Taylor.
Los bríos amorosos saltaron de la pantalla a la vida y ambos actores se prodigaron en las páginas de revistas baratas y como tema de cotilleos para almas  proclives a ser escandalizadas tanto por su incorrección como por la exhibición  pública y sin tapujos de su vida "pecaminosa".
En fin: privilegios de la bohemia!
Burton murió relativamente joven. La pasión por los excesos tiene eso: cobra factura rápida.
En cualquier caso siempre nos quedará el placer de verle en películas como las arriba mencionadas.





















Si te ha interesado esta entrada, también te pueden interesar:
      Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario