sígueme por e-mail

lunes, 18 de abril de 2016

Momentos de cine (69): El hombre que pudo reinar. (John Huston, 1975)


Una magnífica película de John Huston, que ha envejecido sumamente bien.
Basada en un cuento de Kipling, el film nos narra las peripecias de dos intrépidos buscavidas (Sean Connery y Michael Caine en bendita complicidad) que deciden trasladarse a las exóticas y agrestes regiones de Kafiristán en donde el también intrépido Alejandro Magno se casó con la aguerrida princesa Roxana muchos siglos antes -en el 328 a.C.- .
Después de diversas peripecias Danny/Sean Connery  resulta herido en una batalla pero con tan buena fortuna que el sumo sacerdote del pueblo de Sikander le toma por un dios, hijo o heredero del  legendario Alejandro. A partir de ahí las cosas se van complicando -con intento de boda incluido- hasta que un simple arañazo que hace sangrar a Danny/Connery deja claro que éste no es ningún dios sino un impostor y se desencadena la furia de la turba pueblerina que se siente vilmente engañada.
Los dos protagonistas tienen un fin digno -al menos- de ser narrado en un cuento.





Director: John Huston.
Producción: John Foreman para Allied Artists y Columbia Pictures.
Guión: John Huston y Gladys Hill, basado en el relato de Rudyard Kipling.
Dirección artística: Alexander Trauner y Tony Inglis.
Fotografía: Oswald Morris,
Vestuario: Edith Head.
Música: Maurice jarre.
Duración: 129 minutos.
Reparto: Daniel Dravot/Sean Connery; Peachy Carnehan/Michael Caine;
Rudyard Kipling/Christopher Plummer; Billy Fish/Saeed Jafrey; Roxanne/Shakira Caine:
Houston acarició la posibilidad de diferentes parejas de actores para este proyecto (Humphrey Bogart/Spencer Tracy; Bogart/Clark Gable; Paul Newman /Robert Redford...). Fue precisamente Paul Newman el que le encareció para que los protagonistas fueran actores ingleses y, sin duda, visto el resultado, la elección de Connery y Caine, en perfecta química, fue todo un acierto.

R. Kipling fue un escritor muy querido por Hollywood. Diferentes directores probaron fortuna con textos suyos : Capitanes intrépidos, Gunda Din, Kim de la India y, como no, la inolvidable versión de Disney -entre otras muchas- de "El libro de la selva",  son solo una muestra de algunos de sus libros más versionados en cine.

Huston era un gran admirador de este escritor y llevar al cine El hombre que pudo reinar (The man who would be king; literalmente El hombre que quiso ser rey) se convirtió casi en una obsesión.
De hecho este relato fue un proyecto que ya tenía en mente en los años cincuenta.
Cuando terminó el rodaje de Moby Dyck volvió a darle vueltas al tema permitiéndose incluso varios viajes a la India y a Afganistán que contribuyeron a cimentar su fascinación por ese entorno pero que solo produjeron -cara al proyecto- el bosquejo de un primer guión.
Las sucesivas muertes de Bogart primero y de Gable después, al terminar Vidas Rebeldes, fueron hándicaps al proyecto aunque, por lo que parece, Houston nunca perdió la fe en que podría llevarlo a cabo.




En 1973 el productor John Foreman se implicó en el asunto y se ofreció a Paul Newman ser uno de los protagonistas. Este declinó la propuesta no sin antes proponer, como he señalado más arriba a Sean Connery y a Michael Caine.
Dos años después, en 1975, todo el equipo de Huston estaba en Marruecos-se descartó Turquía por problemas políticos entre su gobierno y los USA- para filmar, finalmente, "The man who would be king". Problemas económicos -los gastos de extras, decorados y sobornos a los funcionarios marroquíes se dispararon- y  en la posterior distribución enturbiaron un poco el éxito de la película pero, con todo, Huston se quitó la espina de llevar al cine a Kipling y nosotros disfrutamos de una de las mejores películas basadas en relatos de este escritor.

Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario