sígueme por e-mail

sábado, 5 de julio de 2014

La obra provocadora (8): Leda y el cisne.

Aunque no era su motivación el provocar, la mitología nos ha deparado múltiples historias e imágenes que, vistas con los ojos actuales, resultan turbadoramente provocativas. 
La historia de Leda y sus amores "animalescos" con el cisne (Zeus, naturalmente: cualquier pasión incontrolable tiene que ser provocada por los dioses) ha dado, mucho, mucho juego.
En su origen -allá por el siglo VII a.C-, según las Ciprias, Zeus se enamoró de Némesis (la personificación de la venganza de los dioses).
Fue ella la que huyó despavorida ante los avances de este, transformándose en todo tipo de animales hasta que, cuando ella se transformó en oca, el gran dios la atrapó trasvistiéndose de cisne.
Némesis puso un huevo (¡buena puntería la de Zeus!) y se lo entregó a Leda, la mujer de Tindáreo, rey de Esparta, en una especie de insólita adopción, ya que de tan frágil receptáculo nacieron Helena (la futura Helena de Troya) y, según otras tradiciones, también Castor y Polux. Las leyendas se fueron intermezclando de tal manera que, finalmente, fue Leda y no Némesis la poseída por Zeus en su forma de cisne. Según los gustos de los nuevos narradores Leda pondría uno o dos huevos, de los que saldrían Helena, los Dioscuros y Clitemnestra.
Es llamativo como tal historia ha tenido un éxito iconográfico constante ya que, desde finales del siglo V hasta nuestros días, la reproducción tanto en pintura como en escultura ha sido frecuente.
 Además el paso del tiempo parece que, en vez de enfriar la historia, la ha ido "calentando", y las expresiones de erotismo entre la peculiar pareja han  aumentando progresivamente, pasando de besos en la boca y picotazos en el trasero a mordiscos en los pezoncillos  o embestidas de una pasión que desencajan de sus órbitas los ojos de la obnubilada Leda.
Pocos artistas no se han rendido al potencial expresivo y así podemos encontrar representaciones de Filarete, Miguel Angel, Leonardo, Corregio, Andrea del Sarto, Ammannati, Lucas Jordan, Delacroix, Moreau y muchos más hasta prácticamente hoy, en pleno siglo XXI.
Parece evidente que la seducción erótica ejerce inspiración constante.










































Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.
 Texto:  Javier Nebot

No hay comentarios:

Publicar un comentario