sígueme por e-mail

viernes, 11 de julio de 2014

Pintores de hoy (32): John U. Abrahamson.

John U. Abrahamson nació en Chicago (USA) en 1962.
A la edad de 9 años sus padres se separaron y su madre desapareció de su vida. Recorrió buena parte del mundo con su padre y su hermana. Empezó a dibujar hacia los quince años para entretenerse en los muchos tiempos muertos que deparaban tantos viajes. Cuando acabó los estudios secundarios ingresó en el Art Institute de Chicago comenzando una época que el mismo describió como "oscura y trágica".
Una de sus series, "Los ángeles caídos", refleja su fascinación por todo lo que signifique una vida de oposición total a las expectativas y exigencias que la sociedad siempre nos impone.
Sentimiento trágico ante el hecho de formularse las "grandes preguntas" y no encontrar ninguna respuesta.















Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

2 comentarios:

  1. Feísimo; lo siento Javi.
    Me parece una pena desperdiciar un talento así.

    ResponderEliminar
  2. Amigo mío!!!Como se suele decir -aunque sea falso- sobre gustos hay mucho escrito. El gusto que nada penosamente en subjetividades SI puede tener ciertos límites, buenos límites. Pero, como bien demostro Kant lo bello suele estar muy cerca de lo siniestro. Desde mi óptica, pintar hoy en día solo la belleza me parecería casi blasfemo. El siglo XX y lo que llevamos del XXI no han pasado en balde y los artistas no pueden obviarlo. Reflejar solo aquello que resulta agradable sería traicionar a toda esa parte de la vida que es dolor y angustia y que reclama también ser expresada. En este sentido este pintor me parece valiente y me parece legítimo que muestre sus terrores y fantasmas. Algunos de ellos me parecen fascinantes.

    ResponderEliminar