sígueme por e-mail

viernes, 1 de julio de 2016

La obra provocadora (30): La exaltación moderna del cuerpo masculino.

Se celebra en breve la fiesta del orgullo gay. No es una fiesta que me interese aunque reconozco que la reivindicación de formas de ser diferentes y la de los posibles derechos que se deriven de las mismas debe articularse de la forma o formas que cada grupo social, conjunto reivindicativo o "colectivo" considere más oportuna para sus expectativas.
Reconozco que en mi caso quizás sea el uso y abuso de esta última etiqueta, la de "colectivo", una de las causas -diversas y que no viene ahora al caso referir- de mis reticencias y prevenciones ante el auge de según que planteamientos incriticables.
Creo que las excesivas ganas de controlar y uniformar la expresión de esos movimientos -cuando no el pensamiento de los mismos- por parte de quienes se atribuyen su liderazgo,  me impiden solidarizarme totalmente con ciertas expresiones concretas de los mismos y con determinados gestos reivindicativos.
Desde mi punto de vista, en general -y siempre hay, por descontado, elegantes excepciones- los imperativos y las formas que se utilizan me recuerdan demasiado otras experiencias sociales de control que, históricamente, poco o nada bueno han concedido a la humanidad.
Diversidad, por descontado; pero también en la manera de vivirse y expresarse aunque se esté fuera de las consignas y proclamas imperantes y no se quiera caer en el purismo -y puritanismo- ideológico que suele ser -siempre- muy estrecho.
En cualquier caso dejemos fuera circunloquios micro- políticos porque este es un blog que pretende ser un foro de difusión de creaciones culturales y no uno de discusión política.
Si algo hay que reconocer a los artistas y creadores que han asumido ciertos valores de lo que se conviene en llamar la "cultura gay", es la reivindicación de la belleza del cuerpo masculino.
No es que sea una batalla nueva: artistas de todas las épocas la afrontaron y desde luego muchas de las grandes obras del arte occidental tienen al hombre como motivo principal de desarrollo, pero entre los pudores históricos derivados de determinadas costumbres sociales y sobre todo religiosas y las melindrosas actitudes culturales decimonónicas se acabó cosificando históricamente el cuerpo de la mujer, conviertiéndolo en poco menos que el único receptáculo posible y aceptable de la belleza humana (¡todavía se pregunta si la niña es "guapa" y el niño "inteligente"! ¡Que horror!)
El cuerpo femenino, idealizado o no, mutó en "fetiche" socioérótico respetable y "disfrutable" por todos. En sentido contrario, parece que se condenó en el desnudo masculino -y por lo tanto a la obscena exhibición de sus partes pudendas- todo lo inapropiado, feo y, por lo tanto, ocultable cuando no se le consideró  simplemente impúdico como si el sexo masculino fuese per se poco menos que la encarnación de las pasiones más viciosas, incontrolables y desenfrenadas  que pudiesen existir y no la contraparte necesaria y complementaria a lo femenino
Observar lo erótico  (una fuerza poderosa que siempre se ha querido controlar y manipular) ha sido siempre demonizado  especialmente cuando no se ajusta a los parámetros pre-establecidos, pero los presupuestos estéticos y narcisistas de nuestro tiempo y las influencias alentadas de determinados movimientos como los que he mencionado más arriba han contribuido a cambiar mucho el panorama, fagotizando pretéritos prejuicios y poniendo al mismo nivel la belleza del cuerpo humano independientemente de que ésta se encuentre en una mujer o en un hombre.
Sin duda éste ha sido un logro del que si se puede estar orgulloso, y del que podemos disfrutar todos independientemente de la condición sexual o ideológica de cada uno.
Un inicio desinhibido:
El Fauno Barberini


 Fauno Barberini en la versión de Jeff Koons.

Variaciones de diversos pintores y cuadros de "exaltación" -real o ideal- de la masculinidad:
Jacques Sultana.




Paul Cadmus.



Gulio Durini



Cody Fergurson



Lucien Freud



Bob Gerbracht.



Philip Gladstone.



Ron Griswold.



Wim Heldens.



Anton Kolig.



Jakub Kujawa



Geoffrey Laurence.


Michael Leonard



Gonzalo Orquin.




Guillermo Perez-Villalta.


Todas las imágenes y/o vídeos que se muestran  corresponden al artista o artistas referenciados.
Su exposición en este blog pretende ser un homenaje y una contribución a la difusión de obras dignas de reconocimiento cultural, sin ninguna merma a los derechos que correspondan a sus legítimos propietarios.
En ningún caso hay en este blog interés económico directo ni indirecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario